8 Ventajas de vivir una estancia escolar en el extranjero

Vivir una estancia escolar en el extranjero puede ser un reto, pero a la vez, una aventura única que te aportará un gran aprendizaje y una experiencia personal inolvidable.

Si aún tienes dudas sobre si tu hijo o hija debería pasar una  estancia escolar en el extranjero, ya sea corta o larga, ¡vamos a resolvértelas con estas 8 ventajas! 🙂

 

1. Aprender un nuevo idioma

Está claro que uno de los mejores momentos para aprender un idioma es a una edad temprana. ¿Cuántos de nosotros nos hemos dicho alguna vez: “Si hubiera aprendido Inglés desde pequeño, ahora podría hablarlo perfectamente”?

Por ello, el mejor momento es ahora. Y qué mejor manera para dominar ese idioma que en un entorno donde esa lengua sea la lengua materna.

Está claro que es un reto, pero es precisamente de esta manera en la que logramos implicarnos más para aprenderlo.

 

2. Un sistema escolar distinto al habitual

La situación escolar puede ser totalmente diferente, pero esto no sería un problema, si no una oportunidad de ver más allá de lo que está acostumbrado. De comprender que hay distintas maneras en las que se desarrolla el ámbito escolar. De conocer distintas formas en las que, gente de su misma edad, aprende muchas de las materias de las que aprenden en España.

Cabe destacar además que, por ejemplo, los sistemas escolares de Irlanda o Reino Unido constan de una calidad muy elevada.

 

3. Nuevos amigos

En esta aventura siempre estará acompañado. Ya sea por niños y niñas que también quieran vivir su misma estancia escolar en el extranjero, por las nuevas relaciones que establezca en el centro escolar correspondiente u, obviamente, por su familia de acogida.

La idea es que, al compartir este reto del que estábamos hablando, experiencias y vivencias únicas, los lazos que se crean suelen ser lazos muy fuertes.

 

4. Desarrollo personal

Uno de los mayores beneficios de pasar una estancia escolar en el extranjero es, sin duda, la evolución del desarrollo personal. Al enfrentarse a situaciones que antes desconocía, les hace reflexionar, ganar responsabilidad y confianza al tomar decisiones por sí mismos, tolerancia ante diferentes culturas, ser más dinámicos y flexibles al acostumbrarse a otras costumbres y horarios, y un largo etcétera.

En definitiva, el crecimiento personal es una de los beneficios que se llevará de una aventura como esta.

 

5. Aprender otra cultura

Si algo está claro es que se verá envuelto en una cultura muy diferente a la habitual. No sólo le servirá para su conocimientos personal sobre distintas culturas y, sobre todo, del lugar donde esté pasando su estancia escolar, si no que también le ayudará a abrir su mente a distintas costumbres y mentalidades.

Tal y como hemos citado antes, esto le proporcionará respeto y tolerancia, y despertará su curiosidad frente a lo que puede ser un mundo totalmente nuevo para sí mismo.

 

6. Salir de tu zona de confort

Siempre es bueno salir de la zona a la que estás acostumbrado, de la zona en la que todo te es más fácil y donde estás más cómodo, sobre todo para el desarrollo personal del que hablábamos antes. Más importante es aún en una etapa total de descubrimientos como es la suya.

Viéndose en una situación en la que no tiene por qué ser fácil (lo cuál no quiere decir que sea malo, si no todo lo contrario), ganará seguridad y confianza en sí mismo de cara al futuro. De esta manera, le ayudará a no tener miedo a enfrentarse a situaciones nuevas, habiendo estado ya en vuelto en una aventura como esta.

 

7. Su futuro

Otra de las ventajas muy claras que podemos sacar de vivir una estancia escolar en el extranjero es el idioma de cara a su futuro. Dominar un segundo idioma le puede abrir puertas en el mundo laboral y, por si fuera poco, ayudarle a ser más autónomo.

 

8. Otra manera de viajar

Por último, no deja de ser otra forma distinta de viajar. Si sabemos todo lo bueno que conlleva viajar a cualquier parte del extranjero y a cualquier edad, por todo lo que puede aportarte a nivel de personal, emocional, etc. ¿Qué mejor manera que compaginarlo con el desarrollo escolar, donde aprender el doble de conocimientos y acompañado de gente que tiene el mismo interés que tú, sumando que se trata de una etapa de crecimiento y descubrimiento?

 

El mejor momento es ahora

Ya hemos visto que son muchos los beneficios conseguidos viviendo una estancia escolar en el extranjero. Quizás una de las cosas que más pueden preocuparte es pensar que pueda sentirse solo durante la estancia, pero no te preocupes pensando que puede ser demasiado para él o ella, piensa que siempre va a estar acompañado de gente como él de la que puede aprender y en la que puede apoyarse. Amigos nuevos en el centro, amigos que comparten su misma aventura y hablan su mismo idioma, el profesorado, su propia familia de acogida… ¡Nunca estará solo!

Si no damos el paso ahora, ¿cuándo será? ¡No lo pienses más y vive ya tu estancia escolar en el extranjero! 😉