6 consejos para tu convivencia en familia en el extranjero

Convivir con gente que no conoces, ya puede ser algo complicado de por sí. Si además de esto cuentas con que la convivencia es en otro idioma, en otro país y lejos de tu casa, puede que lo veas todo muy complicado y empieces a sentir algo de miedo. ¡Es algo normal! Pero ante ello tienes que ver el lado bueno de las cosas, la cantidad de beneficios que te aporta viaja al extranjero y vivir una estancia allí.

¡Sé valiente y da el paso! Vivir con una familia de acogida puede ser toda una experiencia enriquecedora para ti y, para que te sea más fácil, queremos darte estos 6 consejos que te serán muy útiles durante la convivencia con tu nueva familia en el extranjero. ¡Atento/a!

1. Comunícate

¡Deshazte del miedo a hablarles! La comunicación mejora la convivencia y, aunque tengan ya ciertos datos sobre ti, cualquier información extra que puedas aportarles puede ser buena.

Si estáis conversando y hay algo que no entiendas (una situación normal), no temas en decírselo y preguntarles. Ellos querrán que estés lo más a gusto posible y, si no les cuentas sobre tus problemas, necesidades o tus gustos, ¡no pueden adivinarlos!

En definitiva, ¡habla! Refuerza el vínculo con tu familia de acogida comunicándote con ellos.

2. Educación

Decir “gracias”, pedir algo “por favor”, … Aunque no sea algo que acostumbres a hacer en tu casa en España, intenta hacerlo con tu nueva familia en el extranjero. Es una muestra de educación y respeto hacia ellos que seguro tendrán en cuenta.

3. Un regalo de bienvenida

¡Piensa en algo típico que sea parte de tu cultura y hazles un regalo de bienvenida! Llevarles algo propio de tu país de procedencia es un detalle para empezar con buen pie, ¿no crees?

4. Conócelos y participa con ellos

No te pases las horas en tu habitación, ¡intégrate en la familia! Haz por conocer acerca de sus costumbres y gustos, escúchales y compártelas con ellos. Intenta pasar tiempo con ellos para crear lazos más fuertes.

¡Mantén el contacto!

5. Predisposición a lo nuevo y adaptación

Como decía antes, al integrarte en sus costumbres, también necesitas tener predisposición al cambio, pues a lo que ellos estén acostumbrados sea, probablemente, muy diferente a lo que estés acostumbrado/a tú.

¡Ten en cuenta su cultura y sé tolerante! Intenta adaptarte a ellos, probar nuevas comidas, realizar nuevas actividades, cambiar tu horario habitual, etc. Muchas hábitos pueden cambiar durante esa estancia, y está bien. No es para siempre, estás en esta nueva experiencia para aprender todo lo posible. ¡Adáptate y aprende todo lo que puedas!

6. Al despedirte

No te olvides de ellos como esto nunca hubiera pasado. Intercambia teléfonos, emails, redes sociales, etc. No pierdas el contacto con la que ha sido, al fin y al cabo, tu familia durante un tiempo. Te han cuidado, te han dado un hogar, te han ayudado, habéis creado lazos… Podría no ser siquiera la última vez que os veis.

¡En definitiva! Tenlos en cuenta y no olvides esta experiencia. Mantén el contacto y llévate más de ella aún cuando hayas vuelto a España.