Blog

¡Enamórate de Dublín en Otoño!

Mil años de historia en las calles de Dublín: escritores, poetas, músicos, narradores y artistas de todos los géneros. Dublín es muy característico por su pasado, pero no se queda atrás en su presente. Es uno de esos destinos a los que apetece ir durante los meses de otoño. Donde las temperaturas son todavía cálidas y se puede disfrutar muchísimo de la ciudad a cualquier hora del día.

Hoy, concretamente, queremos contarte cómo enamorarte de Dublín en Otoño, la capital irlandesa fundada por los vikingos en el siglo IX.

¿Qué ver en Dublín durante el Otoño?

1. Castillo De Dublín

El conocido Castillo de Dublín era lugar de asentamiento de los vikingos, fortaleza militar, residencia real, sede del Tribunal de Justicia Irlandés y sede de la Administración Inglesa en Irlanda. A día de hoy, el Castillo de Dublín es utilizado como lugar para la celebración de las recepciones estatales.

Tras el incendio producido en 1684, la fortaleza tuvo que ser reconstruida y exteriormente no presenta el aspecto de un castillo. Sin embargo, el interior se conserva en perfecto estado y las estancias que fueron utilizadas por los miembros de la Familia Real están decoradas al detalle, con preciosas alfombras, muebles y lámparas.

2. Phoenix Park

Phoenix Park es prácticamente un bosque, un lugar muy agradable para relajarse. Eso sí, si te interesa recorrerlo entero, necesitarás al menos 3 o 4 horas para ello. ¿Qué es lo que puede encontrar?

  • Columna de Phoenix. Pequeña columna coronada por una escultura de la mítica Ave Fénix, que da nombre al parque.
  • Zoo de Dublín. Uno de los zoológicos más antiguos del mundo, fue inaugurado en 1830 contando solamente con un jabalí.
  • Papal Cross. Cruz situada en el lugar en el que el Papa celebró una misa ante un millón de fieles en 1979.
  • Wellington Testimonial. Un obelisco de 63 metros de altura erigido en honor al duque de Wellington. Tardó más de 40 años en ser construido.
  • Áras an Uachtaráin. Residencia oficial del presidente de Irlanda.
  • People´s Garden. La única parte ajardinada y cultivada del parque, se encuentra situada cerca de la entrada Park Gate.

3. St. Stephen’s Green

Construido en 1664, St Stephen’s Green es uno de los parques públicos más antiguos de Irlanda. El parque se encuentra situado en el centro de Dublín, al final de Grafton Street, una de las calles comerciales más destacadas de la ciudad. Es un lugar agradable donde tomarse un descanso entre visitas y muy accesible al encontrarse situado en pleno centro de la ciudad.

St. Stephen’s Green Dublín

4. Cárcel de Kilmainham

Kilmainham Goal es una antigua cárcel donde fueron encerradas muchas personas que lucharon por la independencia de Irlanda. Actualmente es museo donde puede conocerse toda la historia acerca de las personas implicadas en esta lucha durante más de 100 años.

5. Guinness Storehouse

El almacén de Guinness (Guinness Storehouse) fue construido en 1904 para ser utilizado como lugar de fermentación de la cerveza Guinness. El edificio cumplió con su cometido hasta 1988 y en el año 2000 abrió sus puertas al público para mostrar sus exposiciones.En la planta baja del edificio principal se puede ver una copia del contrato de arrendamiento de la cervecería por 9.000 años, firmado por Arthur Guinness en 1759.

En la primera planta, podrá observarse el proceso de elaboración de la cerveza. Además, en una gran sala se encuentra la antigua maquinaria que se utilizaba en la fábrica: un molino, un tostadero, un alambique y barriles gigantes de madera.

6. Catedral de la Santísima Trinidad de Dublin

La Catedral Christ Church es la más antigua de las dos catedrales protestantes de Dublín, junto con la Catedral de San Patricio. La catedral comenzó siendo un pequeño templo de madera creado por el rey vikingo Sitric en el año 1038. Posteriormente, en 1172 comenzó la construcción de la actual iglesia de piedra, un proceso que se alargó hasta el siglo XIII.

Aunque en Dublín existen una gran cantidad de iglesias, Christ Church Cathedral destaca como uno de los templos más importantes de la ciudad, por lo que no es necesario ser creyente ni buscar la paz espiritual para otorgarle una pequeña visita

Catedral de la Santísima Trinidad de Dublin

7. The Spire

The Spire de Dublín es una gigantesca escultura ubicada en una de las calles más populosas de la capital irlandesa: O’Connell Street. Se trata de un monumento conmemorativo que estaba previsto que se colocará en ese emplazamiento con motivo del inicio del nuevo milenio. Sin embargo, diversos problemas técnicos retrasaron su instalación, que finalmente tuvo lugar entre diciembre de 2002 y enero de 2003.

8. Dublinia

Dublinia es una exposición interactiva que invita a sus visitantes a realizar un viaje al pasado para conocer la historia de Dublín durante la época vikinga y la Edad Media. Todas las exposiciones cuentan con recreaciones de las escenas cotidianas a tamaño natural, capaces de transportar a los visitantes hasta otra época. La visita está dividida en tres partes bien diferenciadas: Dublín vikingo, Dublín medieval, y una zona denominada como “History hunters” (cazadores de historias).

  • Dublín vikingo. Retrocediendo hasta el año 800 es posible conocer el modo de vida de los vikingos adentrándose en sus casas y sus barcos para escuchar sus obras poéticas, probarse sus ropas, convertirse en un guerrero vikingo o en un esclavo.
  • Dublín medieval. No se tiene muy a menudo la oportunidad de entrar en la casa de un rico comerciante de Dublín en el Medievo, ojear los productos que se ofrecen en el mercado, o pasear por una de las sucias calles de Dublín hace cientos de años.
  • History hunters. Mediante un arduo trabajo de detectives en el tiempo es posible aumentar los archivos históricos para conocer a fondo el pasado.

9. Trinity College

Establecida en 1592 por la reina Isabel I, Trinity College es la universidad más antigua de Irlanda ubicada en el centro urbano de la ciudad. A lo largo de la historia, el Trinity College ha visto pasar por sus aulas algunos aventajados alumnos que se convertirían en grandes personalidades, como Samuel Beckett, Bram Stoker, Oscar Wilde o Edmund Burke.

  • Biblioteca del Trinity College. La Biblioteca del Trinity College posee la mayor colección de manuscritos y libros impresos de Irlanda. Desde 1801 recibe un ejemplar de todas las obras publicadas en Irlanda y Gran Bretaña, gracias a lo cual, actualmente posee casi tres millones de libros repartidos en ocho edificios. Las infinitas estanterías repletas de libros inundan el ambiente con su olor a madera antigua mientras decenas de bustos de mármol vigilan la estancia. En una vitrina se expone el arpa más antigua que se conserva de Irlanda, realizada en roble y sauce con cuerdas de bronce.
  • El Libro de Kells, la joya de la biblioteca. Contiene un texto en latín de los cuatro evangelios escritos con una caligrafía muy ornamentada, realizada con coloridos pigmentos. Se cree que el Libro de Kells fue creado por los monjes de Iona a principios del siglo IX. Tras el saqueo de Iona a manos de los vikingos, en el año 806 d.C., los monjes que sobrevivieron se trasladaron a Kells. Cientos de años después, por razones de seguridad, el libro fue enviado a Dublín y llegó a manos del Trinity College en 1661. Hoy, se encuentra situado en la Antigua Biblioteca acompañado de una exposición que explica a fondo su contenido.

Biblioteca del Trinity College

10. Catedral de San Patricio

Erigida en honor del patrón de Irlanda, la Catedral de San Patricio (St. Patrick’s Cathedral) es una de las dos catedrales pertenecientes a la Iglesia de Irlanda, junto con la Catedral Christ Church. La catedral, que constituye la mayor iglesia de Irlanda, fue erigida junto a un pozo en el que San Patricio bautizó a los conversos alrededor del año 450.

El interior de la Catedral de San Patricio aloja infinidad de aspectos interesantes que reflejan diferentes momentos históricos ocurridos durante su existencia, como es el caso de “La Puerta del Capítulo”, que conmemora el fin de las disputas entre los condes de Ormond y Kildare los cuales, a través de un agujero realizado en dicha puerta, estrecharon sus manos para restaurar la paz perdida

11. Castillo de Howth

Muy cerca de Dublín se encuentra Howth, una población costera que resulta muy atractiva para el turismo tanto local como extranjero. Entre los atractivos de esta ciudad, diremos que cuenta con un animado mercado, barcos pesqueros que venden sus capturas en las pescaderías locales y muchos restaurantes, así como estupendas vistas de la ciudad de Dublín. Lo que muchos de los visitantes no conocen es que en esta zona está el Castillo de Howth, famoso por la leyenda de la pirata irlandesa Gráinne O’Malley.

12. Ha’penny Bridge

El Ha’penny Bridge, o Puente del Medio Penique, atraviesa el río Liffe entre la calle Liffey Street y el popular barrio Temple Bar, y tiene una forma peculiar, que se parece al borde de la moneda de un penique. Fue construido en 1816 y se caracteriza por ser un puente peatonal. Cada día más de 30.000 personas lo atraviesan mientras visitan los sitios más destacados de la ciudad.

Su nombre no sólo le ha quedado debido a su arquitectura, sino también a que durante mucho tiempo hizo falta pagar un peaje para poder cruzarlo, el cual costaba justamente medio penique. Observa uno de los símbolos de Dublín y descubre uno de los barrios más interesantes de la ciudad.

Ha’penny Bridge

Vive esta experiencia con Agencia BEST

Si tus hijos tienen entre 12 y 18 años, pueden vivir una estancia escolar, larga o corta, donde podrán aprender inglés descubriendo muchos de estos lugares y sumergiéndose de lleno en su cultura.

En Agencia BEST contamos con varias coordinaciones en la zona de Dublin y alrededores, asegurándonos así el poder disponer de centros que se adaptan a todos los perfiles de nuestros estudiantes. La experiencia de todos estos años trabajando en estrecha colaboración con las escuelas, y el hecho de contar con un equipo volcado en gestionar la estancia del alumnado en Irlanda, garantizan el éxito del programa.

¿Quieres saber más? Visita el siguiente link para enterarte de todo. ¡Vive tu propia aventura en Dublín